domingo, 6 de septiembre de 2009

Un buen nombre es lo más importante que uno puede tener

Hola amigos!

Siguiendo con esta serie de posts de tinte reflexivo, hago mención a una campaña del extinto Banco Río (Mis contemporáneos y compatriotas tal vez la recuerden, si no, no importa mucho tampoco).

Quiero llamar la atención de los lectores sobre un tema que a mi me preocupa bastante, ¿cómo decirlo? ¿La gente es estúpida?. Veamos un par de ejemplos de lo que digo:


Para los que, como yo, viven en Buenos Aries, imagino que conocen a esta cadena de negocios. Explico para los que están afuera de esta ciudad (no sé si están a nivel nacional, disculpen si es así) o simplemente no caminan por la calle con los ojos abiertos: existe en mi ciudad una cadena de negocios llamada "Solo Empanadas", para los que no saben qué es una empanada, pueden consultar acá. El punto que me llama la atención y que descubrí recientemente, es que "Sólo empandas" ahora también... ¡¡¡Vende pizza!!! ¿¿Cómo que venden pizza?? ¿¿¿No eran sólo empanadas???. De por si, siempre me llamó la atención por qué alguien pondría un negocio para vender "sólo empanadas", cuando se sabe que la empanada y la pizza son casi como... como... Batman y Robin. Es cierto, hubo un par de pelis sólo de Batman... ¡pero rápidamente lo tuvieron que poner a Robin de nuevo! Entonces, lo que yo me pregunto es: ¿no pensó el señor que fundó este negocio que tal vez algún día iba a querer vender alguna otra cosa? ¿No había un nombre un poco menos restrictivo que ponerle?. ¿Cómo habrá sido la reunión para decidir el nombre?

- Jefe, ¿no le parece que podríamos ponerle: "Empanadas y algo más"?
- ¡¡De ninguna manera!! ¿¿Cómo se le ocurre semejante barabaridad Rodríguez?? ¡¡Queda inmediatamente despedido!!

En fin... ejemplo número dos, curiosamente, otra cadena de empanadas, esta vez se trata de "Tercera docena". ¿Por qué le pusieron ese nombre? uno se preguntaría. Bueno, nuevamente, para aquellos que no viven en Argentina, la costumbre local es que las empanadas se vendan por docena, entonces, esta buena gente pensó que sería bárbaro ofrecer a sus clientes que por cada dos docenas que compraran la tercera viniera de regalo. ¡Fantástico!
¿Qué pasó? Déjenme ilustrarlo con una anécdota personal:

Reproduzco el diálogo que tuve con la cajera de un local de esta cadena:

Yo: - Hola, me voy a llevar dos docenas de empandas... y la tercera me la regalan ¿no?
Cajera: - No... esa promo terminó.
Yo: - Pero... el lugar se llama "Tercera docena"
Cajera: - Si bueno... quedó el nombre... ¿qué vas a llevar?

El resto de la conversación es irrelevante.

Sólo para completar mi idea, dos ejemplos más que me vienen a la memoria:

1 - La pizzería "Masacote"
2 - El bar "Cirrosis"

A ver si algún pillo por ahí se monta la clínica "Cáncer de páncreas".

En fin, creo que mi punto es claro... si piensan poner un negocio, piensen el nombre que le van a poner... y si piensan en un hijo... ¡por favor!¡que el pobre lo va a tener que llevar toda la vida!

Espero haber sido útil, seguiremos informando. Hasta dentro de cualquier momento.



3 comentarios:

  1. Lamento informarte que lo de Solo Empanadas ya lo dijeron Uri Lichtmann y Giselle Lalo (por separado) hace un par de años...

    ResponderEliminar
  2. esto me hace acordar a este video de capusotto
    http://www.youtube.com/watch?v=ksYg0vngzxY

    ResponderEliminar